Descansa pequeña

Su habitación estaba como la dejó. No sobraba ni faltaba nada entre aquellos muros que tanta vida albergaron. Todos sus peluches se encontraban perfectamente ordenados. La ropa llenaba los armarios, había incluso vestidos sin estrenar. Sus zapatos bajo la cama, donde solían descansar después del paseo de cada tarde. Los caballitos del tiovivo que decoraban su habitación no parecieron percatarse de lo que sucedía. Hice hueco en una balda llena de cuentos infantiles, tenía un último regalo para su habitación. Con mucho cuidado la saqué de la bolsa para colocarla entre aquellos libros. Ahí estaba, en su cuarto, como siempre había querido. Dispuse la cabeza para que siempre estuviese mirando a sus muñecos, esos que tanto le gustaban.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Descansa pequeña

  1. weiss

    ¡Halaaa, qué bestia! ¡Sociópata! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: