Asesino Rob

Junto al viejo esmeril, herencia del negocio familiar, descansaban sus herramientas. Todas dispuestas para la faena, esa noche tocaba salir de cacería. El tacto enfermizo con el que las cuidaba era síntoma inequívoco de lo que representaban en su vida y en su macabra afición. Hablaba con ellas convencido de que podían oírle. Para que puedan hacerse una idea del límite real de su locura, llegó a ponerles nombres y así las diferenciaba. Rob era un hombre metódico en sus prácticas, cuidadoso e impoluto en sus habilidades. No descuidaba un sólo detalle en toda la operación. Pero un día, la rutina de la perfección le jugó una mala pasada. Nunca se hubiera imaginado que sería más complicado matar a uno de esos vagabundos -así llamaba a los que se levantaron de su descanso eterno- que a un vivo.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Asesino Rob

  1. litta

    Como lo haces te superas cada dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: