Buenas noches

¡Condenado bucle vital! Esta deformación pétrea se ha convertido en una extremidad más de mi cuerpo. Sin que pueda remediarlo hoy será otra noche igual al resto: viejas cotillas que escuchan voces a través de las paredes, borrachos al borde del coma etílico, niñatos apaleando a vagabundos… En fin, nada cambia. Mi compañera había anotado las incidencias del día en el parte y, aparentemente, no había nada fuera de lo normal.  Antes de sentarme frente al ordenador y enfundarme mi telefónica diadema, saqué de mi maleta un termo con café, me ayudaba a pasar la noche con mejor ánimo. Estaba llenando la taza hasta el borde, cuando sonó el teléfono provocando un leve derrame sobre la mesa: -092 Guardia Urbana, buenas noches…

Anuncios
Categorías: Buenas noches, Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: