Pensamientos encerrados

Si no me equivoco, es posible que nuestra estancia entre estas cuatro paredes esté a punto de alcanzar el mes. En todo este tiempo no hemos visto a ningún ser demoníaco de los que campan ahí fuera, pero no descarto la idea de que alguno de nosotros esté mutando en uno de ellos sin la necesidad de estar infectado. A menudo se me hace insoportable el llanto del bebé de Ana. Los más tiernos decidieron que era una salvajada dejarlo a su suerte en el exterior. Sin embargo pienso que no es más que un lastre para nuestra supervivencia. Las numerosas discusiones entre Merche y Alberto se están convirtiendo en nuestra banda sonora particular. Ni siquiera en un mundo tan diferente como este cambian las costumbres del matrimonio. Diego es mi peor pesadilla. La curiosidad de sus 18 años se hace odiosa y sólo quiere salir de aquí para, según él, “reventar cabezas”. Para colmo, la única persona con la me gustaría hablar no entiende nuestro idioma. Luego esta el tipo al que más temo. Su cara, sólo visible en el espejo, me hace dudar de sus intenciones. Me da escalofrío el simple hecho de imaginar lo que puede pasar por su cabeza. Quizás algún día nos despertemos, no esté y se haya marchado olvidando cerrar la puerta o sin que el asunto de la puerta sea un descuido.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Pensamientos encerrados

  1. weiss

    Hum… sí, sí, la historia lo pide: hace falta más personajes, y que se profundice en ellos. Sigue por ahí, vas bien 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: