Desde mi ventana

Sin orden ni lógica alguna, así es como deambulan. La ventana desde la que escribo estas líneas se ha convertido en mi atalaya particular. Llevo días observándolos y aún sigo sin creerme lo que ven mis ojos. Un día diferencié un rostro entre las cortinas de la casa más cercana, al día siguiente se convirtió en el primer y único plato de un abominable banquete. Se dice que los marcos están creados para cobijar obras de arte o fotografías, pero el de mi ventana sólo me muestra los cuadros pintados por la más insana imaginación, la más cruda fotografía de la realidad.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: