Parada obligatoria (II)

Si, como habéis podido imaginar, me tocó salir a mí. Sin poder disimular el temblor en mis piernas me dirigí hacia la gasolinera. Mi único arma; una llave inglesa que habíamos encontrado en la caja de herramientas de la furgoneta. Si la cosa se ponía fea no me serviría de nada, pero me daba una estúpida sensación de seguridad. Mis pasos, contados, intentaban ser precisos y silenciosos. Estaba siendo todo lo precavido que cabía ser. Lancé una última mirada a la furgoneta para intentar recabar ánimos cuando…

Anuncios
Categorías: Minirelato, Parada obligatoria, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: