Tensa calma…

 

¡Qué remanso de paz! Cuando te pasas todo el día corriendo de un sitio para otro viene bien parar de vez en cuando. Nos olvidamos de lo que hemos sido y sólo nos preocupa lo que no queremos ser. La obsesión por la supervivencia se convierte en nuestra razón de existir, sacando lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros.  Nuestro enemigo principal es el miedo: el que nos hace vacilar poniéndonos el pulso a mil por hora, el que hace que nos tiemblen las piernas y nuestros reflejos fallen. Ese es nuestro mayor enemigo, no ellos.

 

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: