Detective Jankoff, ¿dígame?…

Cuando sonó el teléfono esa mañana ni siquiera sabía lo que estaba pasando.  Jankoff estaba acostumbrado a las escenas más grotescas pero lo que esa voz le describía por teléfono no hacía más que remover su estómago. Al parecer algo andaba suelto por el viejo barrio de intramuros. Lo que escapaba de su intelecto es que acabaría siendo la escena habitual de cualquier calle en cualquier ciudad.

Anuncios
Categorías: Friedrich Jankoff, Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: