Cemento y madera

Casi sin fuerzas llegamos al final y al abrir la puerta, cuando creíamos que más cerca estaba nuestra salida, ella nos esperaba. Una asfixiante espiral de cemento y madera se abría camino ante nosotros dándonos la bienvenida a un nuevo dilema. La resignación hecha soplo fue lo único que salió de nuestros cansados cuerpos. No había otra opción, ese era el único camino.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: