Abatido

Ojala pudiera decir que he visto morir a mis seres queridos. Ojala mis amigos hubieran podido disfrutar del descanso eterno que tan merecido tenían. Ojala los muertos siguieran donde deben estar. Las ciudades están pensadas para que las disfruten los vivos, no para que los muertos campen a sus anchas. Ya no existe el rumor de las palabras, sólo el temblor de los rugidos.

Anuncios
Categorías: Minirelato, Zombie | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: